Se produce una mejora en la atomización gracias al efecto dispersante.

La carga de aditivos aromáticos así como el estado del sistema de alimentación nos provocará una mala atomización del combustible. Las toberas de la inyección irán sufriendo y esto se verá afectado en el propio rendimiento del vehículo. Esto es extensible a los sistemas de inyección actuales utilizados en motores de combustión interna así como en quemadores de calderas domésticas o industriales.

La mala atomización es problemática en cuanto a un exceso de consumo así como de emisiones. Una mala atomización también tiene sus efectos en los sistemas de combustión en la cámara de combustión produciendo un exceso de carbonillas o de partículas que se emiten y deben de ser retenidas por el filtro de partículas o DPF.

La acción de la Tecnología de Aderco en los combustibles mejora la atomización gracias a un efecto dispersante lo que permite un rendimiento óptimo de este gracias a una excelente mezcla con el oxigeno lo que ayuda a reducir el consumo y las emisiones. También esto repercute en el rendimiento de calderas o equipos de combustión interna.